Empezar una franquicia es similar a empezar tu propio negocio, la diferencia es que con una franquicia no trancas desde cero. Como franquiciado, ya conoces la marca y sabes cómo hacer las cosas. Además, como filial de una empresa más grande, tienes la ventaja de contar con una base de clientes preexistente. Sin embargo, hay costos imprevistos y otras cosas que hay que tener en cuenta antes de empezar. En este artículo, trataremos todo lo que necesitas saber. Aprende a abrir una franquicia en ocho sencillos pasos.

¿Qué es una franquicia?

Es un negocio en el que el propietario otorga el derecho a replicar un concepto de negocio que ya ha sido exitoso en un nuevo mercado. Piensa en Baskin-Robbins, CrossFit u otro negocio que hayas visto en varias ciudades. Cada local es un franquiciado con su propia dirección que paga un canon al franquiciador (el propietario) por “alquilar” la marca.

 

Estos son los principales elementos financieros de una franquicia:

  • Canon de compra de la franquicia: Puede costar a partir de USD $5.000 dependiente de la marca y tipo de negocio.
  • Capital mínimo: Por lo general, una buena idea es disponer de algunos recursos para la operación del negocio en sus primeros años.
  • Derechos de franquicia: Se trata de un canon que tendrás que seguir pagando para explotar tu negocio: el canon puede oscilar entre el 4% y el 12% de los beneficios de la franquicia.
  • Gastos adicionales: Los negocios de franquicia también tienen gastos como la contratación de un local comercial (si corresponde), la dotación de personal, etc.

¿Por qué abrir una franquicia?

Cuando inicias con una franquicia tienes la ventaja de que ya hay reconocimiento de marca, procesos y planes preexistentes. En muchos sentidos, gran parte del trabajo ya está hecho, tu llegas a aportar el posicionamiento en tu mercado.

La gran ventaja de una franquicia es que no hay que empezar de cero. Tienes los conceptos de marca y diseño listos para usar, y puedes centrarte en los aspectos operativos importantes del negocio.

Además, el franquiciador ya cuenta con proveedores, por lo que no tendrás que buscarlos y firmar contratos con ellos. En algunos casos, no podrás elegir tu propio proveedor para un negocio en franquicia.

 

Tipos comunes de franquicias

Hay en todos los sectores, alimentos, servicios empresariales, salud, en fin. Lo mas importante es que te atraiga y disfrutes el sector del cual vas a franquiciar, pues al final, será tu propio negocio.

 

Cómo montar una franquicia en 8 pasos

Existen varios pasos para poner en marcha una franquicia después de decidir emprender en este tipo de negocio. Desde la elección hasta la obtención de la licencia y la búsqueda del establecimiento, hay que planificar este proceso con antelación para ajustarse a las normas del franquiciador.

A continuación te explicamos cómo montar una franquicia en 8 pasos:

 

  1. Buscar franquicias

Estos son los puntos clave a tener en cuenta a la hora de elegir una oportunidad de franquicia:

Cánones del sector

– Capital necesario

– Ingresos medios mensuales/año

– Honorarios por derechos

– Otros gastos

 

  1. Evalúa las oportunidades

Revisa además de la parte financiera, la oferta de herramientas y servicios, el acompañamiento y las especificidades del sector en el cual quieres abrir tu negocio.

 

  1. Evalúa los costos

A la hora de poner en marcha una franquicia, hay que tener en cuenta una serie de costos y también estimar las utilidades en términos de tiempo y porcentajes. Tener un estimado financiero claro es fundamental para que tu negocio de franquicia sea exitoso.

 

  1. Elabora un plan de empresa

Aunque muchos aspectos del negocio ya están definidos, tú estás a cargo de los aspectos más importantes del negocio. Cuando escribas tu plan de negocio, podrás explicar por qué serías un buen administrador de la empresa.

También es importante que expliques cómo entiendes la comunidad a la que quieres servir con tu negocio. Tú eres el experto y será útil para la franquicia en general.

 

  1. Obtén el Contrato de Licencia de la Franquicia

El franquiciador tiene un contrato que proporciona a los franquiciados para dirigir el negocio. Antes de firmarlo, asegúrate de leerlo y entender todas las normas que se esperan de tu negocio. Es importante saber qué normas de negocio tiene el franquiciador para los franquiciados, y asegurarse de que te sientes cómodo con el cumplimiento de las mismas.

 

  1. Constituir una entidad empresarial

Después de escribir tu plan de negocio, es el momento de formalizar tu franquicia Los franquiciadores requieren diferentes entidades empresariales en función de su estructura general. De cualquier manera, estas empresas significan que puedes empezar a categorizar los gastos de tu negocio.

 

  1. Elige tu ubicación comercial

Es probable que el franquiciador te dé directrices sobre el tipo de espacio que necesitarás en términos de tamaño y distribución. Si se trata de un restaurante, es probable que también tengan especificaciones sobre los electrodomésticos y servicios necesarios para que el local esté en consonancia con la marca en general.

 

  1. Contrata empleados

Una vez que tengas tus contratos y un local en marcha, puedes empezar a buscar empleados. Es probable que el franquiciador ya tenga las descripciones de los puestos de trabajo y los títulos establecidos, por lo que será más fácil publicar las vacantes y empezar a buscar buenos empleados. Es posible que los propietarios de la franquicia tengan también un sistema interno de publicación de ofertas de empleo, por si hay empleados en otras franquicias que deseen trasladarse.

 

Conclusión

Poner en marcha una franquicia tiene la doble ventaja de permitirte emprender, pero sin hacerlo desde cero. Trabajar con un franquiciador te da espacio para centrarte en los aspectos importantes del negocio. El panorama general ya está completo.

Abrir chat
Hablemos
Únete a RE/MAX Colombia
¡Hablemos!